4.12.11

anoche sin gravedad / sin teléfono, sin internet (pt. I)

*
*


anoche recité. Salió denso y serio. Tal vez no podía ser de otro modo por el mood en el que estaba, por los textos, por las decisiones técnicas y el coso, bien oscuro, teatral. Después esa distancia que se toma de las cosas para no reconocerlas y sentir así un vacío parecido al de un postparto sin criatura. Sobre todo me pregunto si lo que hago permite nadar a quien escucha, si no se enfanga en el cieno de mi verborrea, si no será excesivamente grave. La gravedad, ¿qué es? ¿de dónde viene el peso? No obstante allí quedó el plan del 012 bien tendido, para seguir oreando sus preguntas este año

anoche recitaron Los Torreznos su poema (y lo llamo así por - por ejemplo - haber sido ejecutado en un festival de poesía) “Energía española normal”, que debería ser estudiado en los colegios e institutos como un clásico del arte del lenguaje & la situación & la geopolítica. Hacían una risa muy buena, una de esas risas que dibujan la boca de quien ríe, literal, ni más profunda ni más superficial que el agujero del que sale - que debe compartir canal con el dibujo de la inteligencia porque nada que se expulse por ahí pierde la oportunidad de saber algo mejor lo que no sabía que sabía. Nos reíamos como asintiendo a una verdad que unos minutos antes no traíamos muy fresca, embotada como estaba en el tono entre alcohólico y autocomplacido que caracteriza la “energía española normal”. Fuimos después a ver arte sonoro en la planta baja de una disco pachanguera de juan bravo - la mezcla del ruidismo experimental con las canciones de moda de la radio era la mar de divertida. La gente a la moda de las radiofórmulas era la mar de enfadada. Volvimos caminando de juan bravo hasta la palma. No pesábamos nada


anoche fui a ver Materia Prima, de La Tristura, en la Casa Encendida - se trata de la obra Actos de Juventud esta vez representada por niñxs de 9 años - corrían todos los riesgos del mundo, creo yo - pero los sortearon, creo - o yo por lo menos pude ver entero el texto de la obra sin que esta vez sintiera que una parte se quedaba dentro de la escena. Las frases grandilocuentes en boca de lxs niñxs ("Tienes 9 años en Europa") y las frases más propias de lxs niñxs ("Hay unos niños en mi clase, son un poco dominantes") se pronunciaban así tal cual, literalmente, de manera que no había causa o consecuencia que evaluar y con la que enfangarse sino eso tan difícil que, yo creo, busca La Tristura, la intimidad, la épica, la sinceridad - qué noche más bonita. Me dieron ganas de llevar al próximo recital a unx de mis primxs, por ejemplo a M, para que diga ella los versos más pesados, los más causados, los más enroscados



anoche El Guincho sonaba como metido en una caja, por culpa del equipo, no de él, o por culpa de ese envoltorio corporativo que mata todo lo que toca. Me gustó de anoche que sonaron toda clase de tonos /cumbia, chachacha, bacalaó, tropicalismo/ sin que predominara el pop, eso ensancha los oídos y el suelo bajo los pies. La primera canción del primer dj fue tan sentimental que rompió el tiempo: por qué te vas, de Jeanette

anoche Jaap Blonk en el Yuxtaposiciones: clásicos dadá, un homenaje a artaud, una pieza en estéreo hecha sólo con la boca, y el texto de “el ministro deplora tales declaraciones”, un hit atemporal muy propicio para los tiempos del fin del euro - después Saul Williams, un cuerpo solito sobre un escenario gigante, haciendo un slam tan rápido que, como dijo E, probablemente se daña la cabeza con cada recitado. Son textos que memorizan el mundo con la voz (I memorize the moon). Me gustó el poema en el que dice que tenemos al lenguaje en una jaula del zoo y de vez en cuando vamos a tirarle cacahuetes. Las poéticas de Williams y de Blonk no se parecen nada; y por eso la mezcla me gustó tanto como la de jeanette con bacaló cumbia chachá y tropicalismo

anoche se presentó Luces de navegación de Jorge Luis Morales & la colección diminutos salvamentos en una peluquería de la calle hortaleza. Se me ocurren pocos modos mejores de romper a hablar de un libro de poemas que de espaldas hacia el público mientras se le mira a la cara reflejada en el espejo  - toda una declaración

de camino buscamos una casa, conocimos un poco más  los far west y far east de madriz (que es muy ancho) para acabar volviendo a (los cielos de) Tetuán

estuve sin internet, sigo sin teléfono; de ahí que el blog quedara abandonado - hay una parte de mí bien analógica que se deja llevar por la falta de conexión, pero ya vuelvo al puesto -