5.9.18

cero dieciocho · verano

en una playa del Levante leo a Frank O'Hara, dice "Grace to be born and live as variously as possible"; también dice "...It's a summer day, / and I want to be wanted more than anything in the world" y me recuerda a otra playa (cuando aún no era (pero era) casi verano). Es otro verano más en la misma playa del Levante por tres días y otra vez leo los Sonnets de Ted Berrigan; este verano dicen "Summer so histrionic marvelous dirty days" y me recuerdan. Como el verano que me fui de casa como el anterior y el posterior y el posterior al posterior y el anterior a empezar a escribir una tesis que me dañó pero me aumentó el cerebro, leo y escribo sin fin sin control pero con músculo ganado, pienso, al revés que la carrera deportiva la carrera de escribir. Así se hace de noche y así de día, podría estar así fácil dos meses pero me han sido regalados sólo dieciseis días en Schloss Solitude, que es en verano más suave si cabe más aún tranquila aislada suya. Tengo poca ropa, tengo una par de chanclas. Persigo a Helmut Heissenbüttel primero por encargo (de una versión de un poema suyo para la impresionante exposición de los 50 años después de los 50 años después de la Bauhaus que en WKV comisariaron Iris Dressler y Hans D. Christ) y después por pura fascinación. En el desierto de la lengua alemana que desconozco voy a buscarlo. Conozco a Dietrich Heissenbüttel, su hijo, que me fascina aún más con su lectura tan fina y tan atenta (no sólo) de la obra de su padre, como si fuera su padre y como si no lo fuera. Si no hubiera sido un hombre, no hubiera ido a la guerra; muchxs pensaban que hacía sólo combinatoria, pero nunca hizo combinatoria para la nada, siempre decía algo y solía decir mucho sobre el nazismo remanente reprimido retornante en cada estrato de la organización social alemana. Admiro a lxs poetas que sutilmente desreprimen y señalan fuerzas violentas del marco de un lugar concreto. Cuchillos. El verano que aprendí el alemán de diez poemas de Heissenbüttel hizo un eclipse. Fui a verlo entero, como quien tiene el lujo pero muy poca plata (¡dinero, ven a mí!): desde el principio hasta el final lo vi porque tenía ese tiempo y esa explanada y la conversación intermitente poco comprometida con desconocidxs que se van aburriendo y abandonan hasta que ya sólo quedamos tres en silencio vacío feliz bebido. El verano de Salitre 2 am la noche que terminé el primer borrador cayó una tormenta; a las dos noches cayó otra, esta vez sólo de rayos. Destellos. El color amarillento terroso marrón de algunas calles de Cádiz y del sol cuando ardía y lo mirábamos. El verano del encuentro. Lento, frágil, cansado, misterioso. María Arnal canta en un anfiteatro de madera de un parque precioso junto al río, la escuchamos con una emoción muy libre, creo, tan de verdad como la que ella hace al cantar, el color verde y el color rojo de las luces de los focos se pone sobre los árboles del bulevar que empieza donde ella se sitúa, el viento los mueve y ya está. Una bandera negra con un triángulo rosa y un baile salvaje a cincuenta grados de calor adentro de un salón tapiado de la Ingo hicimos. Orgullo al inicio y al final. She Faces Queens de the blaze Devotion de Tirzah dos de Shake Infierno de Yung Beef (que rima bebé y beber, trap y encontrar y detrás) y la escucha obsesiva detenida impresionada de Damn de Kendrick Lamar. Cada disco de kendrick que escucho más me flashea: tanta voz tantos usos de la voz ecos texturas velocidades detalles frases formas particulares de pronunciación y eso que dicen flow medido en años luz. Me pasa que al oírlo me dan ganas de hacer algo que cuente; tengo a Good Kid m.A.A.d City al lado de The Miseducation of Lauryn Hill y Lujo ibérico, cosas de lengua/je/o/voz/cuerpo/performance demasiado grandes pa ser verdad que por más que las escucho no se me acaban. La Mala casi a solas en la explanada al lado del río y el matadero, Mátalo, rompiéndola. La Mala en el parque rodríguez sahagún en las fiestas de Tetuán. Meschonnic, Azevedo, Federici. Cómo he podido estudiar Filología sin haber leído Calibán y la bruja: ahora ENTIENDO TODO y cómo me gustaría volver con una metralleta a re-cursar Literatura española I II III IV V VI y VII y Literatura Hispanoamericana I y II mediante estas nociones claves de lo que es una bruja (lo que es hoy unx terrorista), lo que le estaba pasando al campesinado cercado y a las mujeres y a las colonias por fases pero a la vez las bases de la esclavitud moderna. Debajo de un árbol sobre la hierba Stuttgart, el verano del encanto. Si no lo agarras el viaje se termina. No conseguí trabajo fuera pero qué suerte estar aquí, así, ligeramente, viviendo tan variado como sea posible. Ríos, explanadas, short text messages, poesía.