18.2.11

informe meteorológico




hoy no sólo hizo sol en philadelphia - también hizo calor, se podía pasear con el abrigo abierto, sin guantes y sin gorro. He visto a la gente por la calle descubierta por primera vez, más contenta. La verdadera diferencia de hoy no era la temperatura, sino la brisa - corría el aire ese en el que flota algo distinto, un anuncio. Tanta exuberancia descolocó un poco algunos de mis objetos interiores, sus marcos, los recuerdos, el humor - el melodrama. Hay gran cantidad de melodrama en mí; yo entreno para no dejarla florecer, pero a veces me es imposible no sentir así, extremas sensaciones de frases grandilocuentes - desproporcionadas; el reino injusto de las palabras que podrían haber desembocado en huracán de haber sido posible  pronunciarlas - como nombres. Para bien o para mal, en esta parte de eeuu la forma de los objetos casi nunca alcanza un estado de solidez capaz de contacto  ni de melancolía / cuando entras en un baño la luz se enciende automáticamente, el grifo reconoce debajo de sí tus manos, y el retrete calcula cuándo has dejado el puesto libre para tirar de su cadena - es una asepsia que evita, creo yo, desbordamientos - de lavabo y de persona