8.4.08

recital post

después de recitar me despisto en las conversaciones;
un agujero de tamaño irregular y textura vacía
empieza a crecer en mi cabeza
y para cuando llego a la cama, ya no puedo dormir.
Todo esto es, supongo, insatisfacción,
¿qué ser qué hacer qué desear?

Por más que la persiga No.
Por más vueltas que gire alrededor de No.
Por más que sí pretenda No No No.

por ejemplo las correas que atan a la cama
cuando ya no se soporta un duelo o un tamaño

2 comentarios:

Maga Despistada dijo...

Sé de lo que me hablas.

La poesía es una mística y no una impostura.

Necesitas volar y que todos enloquezcan de felicidad al escucharte. Que tus letras sean conjuros. Que tengan sentido.


Finge ataques epilépticos sobre el escenario, baila, delira, sé libre y maga. Canta como Poch, como Ian Curtis, como Patty Smith o Jim Morrison.

Pierde el control. Fluye con el poema y que él te gobierne, como si no fuera tuyo, como si te lo hubiera inculcado un aciago demiurgo y estuvieras herida de muerte.

Tú solo eres el profeta, la voz es muy antigua y se llama vida, latido, insoportable conciencia.

En realidad, todo es tan frágil que la poesía siempre puede ser un canto de cisne. Hermosa y terriblemente viva antes del final de todas las cosas.

Es preciso un duro entrenamiento en soledad para no fallar en las acrobacias.

Te quiero, señora Ramsay, y creo en ti. Me pusiste la piel de gallina la única vez que te he visto recitar. Tú misma hablabas de las gimnastas rusas...y de exponerse... ¿ayer te expusiste del todo?

maría salgado dijo...

querida maga,

sí, me expuse y me agoté,tal vez fuera eso lo que sucedió, eso y que, como dices, luego es ya el final de las cosas y del que lee con ellas.Me acabo con la lectura y luego cuesta volver.

Yo también te quiero mucho.

Gracias, M,

sra R