21.4.08

libros recientes

Acaban de salir varios libros de amigxs, de gente conocida, libros de mi edad, libros que me gustaría ser, poéticas que enseñan natación en alta mar:

Soledad Sánchez Parody, De esperar a que se aparte
Gabriel Cortiñas, Brazadas
Sandra Santana, Es el verbo tan frágil

Todavía no tengo entre mis manos: Microísmos, de David Vegue; La tristeza del eco, de Alex Chico; y otros más; y otros tantos que ni siquiera están en prensa pero que yo celebraría con bailes alrededor de un dibujo elíptico en la playa (no digo apellidos para no ruborizar): Diego, sobre todo él, el Diego de Chile; Eva, Patricia, María, Laura...

Pequeña teoría del esqueleto del reloj, que me habla en sueños:

Conviene leer los libros de tu misma edad y los de edades viejas. Los primeros amasan el pan y miden la respiración, son los VIVOS. Los segundos son los MUERTOS, centellean en el momento de peligro. Jamás conviene leer a los de la edad intermedia, los de la generación demográfica anterior. Esos atascan y aburren; salvo, claro, los tres o cuatro maestros, cadáveres vivos, sabios zombis, brillantes hermosos ídolos a los que se sigue como profetas: recientemente: Angélica Liddell, Los deseos de Amherst

3 comentarios:

Oscar dijo...

Pues habrá que buscarlos, arañarlos, amarlos. Gracias de momento por descubrirme a Micahhhhh. Me he convertido en un adicto.

maría salgado dijo...

me alegro de que te guste micah, es un groso, un capo, un genio. No dije de tus libros Oscar, que ya hace tiempo de ellos, ¿no?, ¿cuándo es el próximo? Besos

Ó dijo...

Aún queda, aún queda. Ahora otras cosas. Ahora música, imágen, tecnología. Ahora la revuelta, la magia. Ahora 8. Luego veremos.
Besos, besos.