7.12.16

se me acordaron unos versos de Julieta Valero

*
[...]

¿Por qué yo?

[...]

Sólo es hermosa la salvación del que casi está desconsolado.
Sólo entiende la salvación el herido grave.

Yo os respondería con la alegría sin gusano del padre primerizo y del patrón que halla peces
la del que expulsa su fluido y se ignora un instante
la del reo amordazado y todo era un simulacro
la del minero que reconoce de nuevo el sol
la alegría pura del animal en su siendo.

Esta bula que pido no le vale al atleta del oro
es despreciada por quien cree en la obra de los hombres
y es ignominia para los próceres del progreso.

Todos ellos tienen la ira y la razón, su reino en este mundo y su razón.

[...]

Sólo tengo la sangre de una edad y su color promete cansancio y fluye a la caza de ternura.

Perdonadme. Mi delito es haber comprendido cómo dibujaron esta desnutrición.

[...] 

Julieta Valero. Los heridos graves, 2005.