3.6.14

la lenta viajera retrocolonial tour / sale sencillo / flash back: philadelphia, boston, princeton, nyc



del Xino de donde salió el bus a boston

"pero nadie debería quedarse sin padre yo crecí sin padre y es terrible mi padre vivía a miles de millas de aquí we have to shine 100%  pero no deberíais hablar así de vuestro país your country is great"

de Alfredo Márquez El Atraso

"que puedo hacer si no le encuentro no podía hacer nada. Casi me he vuelto loca también. "Mamá", diciendo me llamaba cuando yo estaba sentada en la puerta de mi casa, escucha su eco "ahí está mi hijo".  Me he parado, mi boca se trabó y no podía hablar. Sí mamá, me he enfermado mucho tiemp"



me despido de Parody en Penn Station. Ella sigue un mes más el viajecito por los US que quisimos llamar "retrocolonial" como si dos cosas: como si ir de la periferia al centro también fuera, humorísticamente, colonizar back; como si viajar al centro de la periferia fuera visitar el pasado del futuro (capitalista) que nos (puede) esperar. Una cosa vintage los US. Una cosa exótica sus carreteras, sus no aceras, su overseized. De Penn me voy al aeropuerto mientras Parody sigue hacia el Oeste en busca de más US, más conciertos, más colonial y de alguien que hubiera alguna vez estado en aquella galería de LA que mientras duró se llamó Tiny Creatures -- y a través de un ensayo de Chris Kraus inspiró lo que quiera que sea La Lenta Galllerí ---;  además de más muchas más pequeñas conversaciones de barra de bar

en la barra de un union bar (de sindicalistas), por la zona de Fish Town, Philadelphia, PA. En verdad queríamos ir a una pinchada de soul justo en frente, pero como es el puente del Memorial Day "y todo el mundo se ha ido a Jersey Shore", pues se ha cancelado el baile. Un tipo muy correcto, como de nuestra edad, bien arreglado, se nos acerca para charlar. Hablamos de esto y lo otro hasta que nos pregunta a S y a mí por Espania. No sé cómo terminamos hablando de la guerra civil, de que no hay memorial day para los soldados republicanos o algo así y entonces nos dice "pero nadie debería matar", "pero nadie debería quedarse sin padre", nos dice, "yo crecí sin padre y es terrible", "¿tu padre era militar?" le pregunto, "no, mi padre vivía lejos, a miles de millas de aquí". Mientras alucinamos con la disneyficada cadena argumental que en vivo y en directo ha convertido el antifascismo histórico en la historia de un padre ausente, el tipo remata: "pero no deberíais hablar así de vuestro país, es un gran país el vuestro, you're country is great"

paseamos por Philadelphia vacía. Vamos al museo a saludar al diorama desnudo de duchamp y a los retablos y esculturas de Flandes que con él resuenan no sé si por el color blancuzco de la piel o si por la textura o si por estos gestos sin sentimentalismo - todo tecnología simbólica - que tienen. Vamos al río a saludar al calor húmedo de gang, a beber cerveza de noche, a south philly y al cine. La mañana del Memorial Day la pasamos calladas escuchando el poema de Berrigan y Waldman y queriendo y acordándonos de ángeles. Los ángeles que me rodean mueren / nos hablan / con los labios sellados / la información opera a la velocidad de la luz ... nosotros hablamos todo el tiempo / en presente de indicativo / a la velocidad de la Vida
 *
de boston la bahía
el viaje hasta philly fue bonito. Desde Boston, dormitando en el greyhound, que huele a olor y a comida. En Boston, MA con Q, que ahora es profesora en un instituto público. Vamos a recogerla al trabajo el día en que les anuncian que un alto cargo del sistema educativo visitará el centro justo después del puente del Memorial Day para evaluar su viabilidad. La directora suelta un speech motivador, hay que estar al 100%, we have to shine, que nadie se ponga enfermo, que las clases estén limpias. Los profesores jalean, aplauden, aúllan, aunque es probable que vuelvan concertado el instituto. Q nos cuenta lo alucinante que es que sus alumnxs no se consideren a sí mismos pobres estando como están algunxs en situaciones de extrema exclusión; hasta qué punto esta autoconsciencia es impedida por la incapacidad de pensarse a unx mismx en relación con otrxs en vez de de manera individual, entre otras cosas. Vamos a una barbacoa a la que nos invitó muy generosamente José Luis Falconi. Hay comida, hay bebida, hay poetas, hay un recital en lo alto de la escalera que da a la bahía de Boston mientras se hace de noche. Hay estos luminosos de El Atraso de Alfredo Márquez que nos dejan impresionadas. En pocas palabras en azul se condensa una tensión tremenda, la verdad densa de una guerra - que no sale sólo o no sólo sale en la semántica sino que sobre todo expone su violencia en la temporalidad: la mezcla de tiempos del pasado y del presente en perfecto e imperfecto a estilo libre tal y como se va apareciendo - parece - el relato en el presente inmediato del oral. Es increíble

cuando salimos vamos a bailar. La noche antes vamos a un diner y antes de ese antes damos un concierto y un recital en el Outpost 186, que es un saloncito en el bajo de una casa de tres plantas. Sale muy lindo, muy familiar, como una cena. A Boston viajamos desde nyc, ny el
día después de que Le Parody toque en Radio Bushwick el 
día después de que visitemos a G en Princeton, NJ

donde ya no hay casi estudiantes, sólo hay carpas que esperan las reunions de antiguos alumnos donadores del tesoro. Nos cuenta G que hay un desfile anual por la calle principal de las cohortes de estudiantes de la universidad. Primero los más viejos, luego los menos, y así van desfilando las clases de cada año. Es un mundo muy raro como un estadio vacío de un equipo llamado Tigers puede serlo. Charlamos con G hasta caer rendidas, hasta hablar en sueños, hasta mezclar historias. Tenemos sueño porque ayer

es el recital de Hacía un ruido en 16 Beaver

y antes de ayer es el concierto de Le Parody en el Bowery Poetry Club, dentro del festival 2014 poetas x km2. También recitan Eduard Escoffet y Ajo, y John Giorno cierra y es increíble que siga diciendo los poemas con tanta fe, es increíble mirar su fe

y antes de antes de ayer es la fiesta oficial del festival en algún lugar de Williamsbourgh cuando nos encontramos y empieza este tour retrocolonial. Vamos luego a Red Hook a deshoras a hacer de bailar duro

y ahora es ahora en un madrid que cambia rápido de reyes
y lento horada monarquías

perdí la tarjeta de memoria de la cámara de fotografías y esto que iba a ser una fotonovela se ha convertido finalmente en un pequeñito flashback o retroflash (con su pequeña dificultad narrativa) (y sin apenas imágenes) de un viaje que sale muy sencillo, como en presente de indicativo