1.4.11

en un sillón de Van Pelt, leyendo por primera vez The Waste Land; en un concierto de Starfucker & Casiokids; en una casa llena de gente apenas conocida pero amable que vagamente olvidará mi nombre y mi cara - ese cariño