21.6.10

de junio cerodiez



una noche encendí la tv de mis padres, llena de canales. Apareció la figura de Mike Tyson de pie en una playa. Decía: “tengo mucho amor que dar pero no puedo recibir nada de amor. No puedo” Y después dijo, en imágenes de archivo de su último combate: “Lo que hay que tener ya no está dentro de mí, ya no soy fiero”. Por un momento me llené de cariño hacia Mike Tyson. Me recordó al título del libro que inspiró la película de Rambo: Flooding with love for the kid. Después recaí en mi rechazo al caníbal de Tyson. Me di cuenta de que esas frases eran sólo eso, frases. Frases de esas tan típicas en eeuu, a veces, que parecen llenas de amor para el niño, pero en realidad no hacen más que puro eco - doblaje - retransmisión. Pienso en la escena del coche de la película (grandiosa) I’m not there, sobre Bob Dylan. Un entrevistador lanza preguntas capciosas a la estrella del rock n’ roll y éste va respondiendo como un francotirador bellas frases huecas y precisas. La boca se le llena de versos de una canción esplendorosa - no obstante, si te fijas, todo su discurso resulta inconsistente. El arte del fraseo estadounidense, te despeina te hace tararear y luego, enfría la sopa (((frase homenaje a las frases que acabo de describir)))


en junio asistí al réquiem por los días de fedón, seis años de heterónimo de un actor buenísimo de madriz (Jesús Barranco) En el último año de vida de su cuerpo-de-instantes-antes-de-la-muerte escribió una despedida diaria en el diario de despedidas. Como él dice: se trata de textos irremediablemente literarios. Me pregunto qué quedaría de las despedidas si hubiera evitado la literatura. Tal vez hay ritos que todavía no podemos desliteraturizar. Yo al menos no lo consigo. Terminan los ciclos, empieza la nostalgia, incluso la nostalgia se anticipa, y necesito, entonces, escribir - tal es mi tránsito. Que a estas alturas la introspección persista en lo literario ¿no es como para renunciar? Una poesía antiliteraria. Una subjetividad sin introspección. Una intransitividad sin interior. Hacia el exterior material: antipoesía.