30.12.09

17. la debilidad de ny // first avenue, 12 dic, bajo 0º celsius



la debilidad de ny es su cabeza. Su cabeza siempre está a punto de estallar dentro del neón, de la luz, de la atracción máxima y del esfuerzo máximo - cantidad de energía hace espiral según se escurre por el sumidero de la cabeza de ny - y la gente, como el ojo del huracán, resiste el atracón con frialdad, ingenuidad y persistencia.

fui a un concierto en bushwick, brooklyn, dentro de un cuarto-cajón dentro de una gigantesca exfábrica/loft reconvertido en cajas-cuarto. Dicen que sólo en ese edificio viven 400 personas, casi todas ellas jóvenes, estudiantes y artistas y así. Enfrente se levanta otro exactamente igual, alto y lleno de agujeros de ventana. 400+400 = 800 & guests. 800(+) cabezas activas, en edad de merecer y multiplicarse, en edad de hormonar e hinchar ideas - todas esas cabezas en un mismo lugar del que no deja de salir y de entrar gente. Como un centro comercial de vidas - una fábrica hasta el cuello de gente incesante - como una teleserie con las puertas abiertas, casa/calle, calle/casa, casa/casa, puerta/puerta, puerta/puerta/puerta/puerta, un largo pasillo de puertas.

¿cómo-en qué-por dónde se retiene esa energía? ¿A dónde-en dónde posan su flujo las cabezas? ¿Quién las alimenta-con quién duermen? ¿Con qué sueñan las cabezas electrónicas de ny? ¿Sueña ny con ellas? ¿Quién se bebe toda esta cantidad? ¿Por qué no rompe a llorar o a reír la ciudad? ¿por qué no se rompe y sigue? ¿por qué no se derrama?