31.3.15

ESTÁBAMOS. VENÍA. 31/3-24/5/015, Madrid.




Estábamos. Venía, 2015
Antes de que desaparezca nuestro
mundo, escribámoslo
, 23/5/015
Audiotexto
María Salgado y Fran MM Cabeza de Vaca

CITI. Centro de Investigación Técnicamente Imprevisible. Fase 2.
Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid.
31/3/015 – 24/5/015
Comisarían Manuela Pedrón Nicolau y Jaime González Cela

Había quien lo pronosticaba, había quien incluso lo presentía antes justo de que fuera –el rayo antes que el trueno–, había quien lo ignoraba, había quien lo temía y había quien lo deseaba tanto como para hacerlo aparecer. No obstante y en todo caso venía y al venir hacía muy concreto el lugar donde sonaba. Por unos momentos lo hacía existir. Hacía, venía. Estábamos aquí. Aquí hay un antes muy grande, todo lo que ladera, todo de antes hay y de pronto hubo un ahora. La longitud de onda de ese ahora era tan misteriosa como lo era su sentido. Porque ¿de qué estamos hablando? ¿Y por qué estamos hablándolo en pasado? Todo esto está escrito en pasado porque, si somos honestos, el momento presente no se le parece. También porque se trata de una historia muy antigua escrita en una lengua que es muy vagamente castellano. Entonces: interfiere. Entonces: se oculta. Entonces: aparece. Es decir, que dicho Aquí y dicho Ahora podría volver a suceder y volver a haber sucedido. Así que no conviene por ello especificarlo mucho más. Mejor que siga abierto a ser leído por cualquiera como mejor entienda cada vez. La posibilidad de reconocer en el ruido que generan los otros una parte de tu propio sentido está ahí y ésta que referimos sin nombrar es o fue o, mejor, podría ser una experiencia tan grande que no es ni fue ni va nunca a ser privada sino siempre exterior a uno. Es una que no cabe dentro y que vuelve el aire raro y que carece por eso de semántica estable, determinada. Un ruido que viene de lejos. La vibración anterior. Su espera. El antes y el durante. Esto querríamos ni reducir ni agotar en un relato sino transferir como experiencia de escucha mediante una instalación sonora de casi dos meses de duración que va trayendo en crecida un mapa del tiempo de espera y una performance del texto Antes de que desaparezca nuestro mundo, escribámoslo que rompa la espera el penúltimo día de la exposición de la Fase 2 del CITI en la Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid (Avenida de América). 
 
Estábamos. Venía es una instalación sonora, al tiempo que escenario de una acción aún por llegar. Es una situación de espera, la previa a una transformación que se acerca, como el sonido que proyecta y que con el paso de los días va aumentando progresivamente. Antes de que desaparezca nuestro mundo, escribámoslo es la acción que activará este dispositivo cuando el sonido invada la sala hacia el final de la exposición. Estábamos. Venía no es un objeto del todo, ni mucho menos plástico, sino que más bien hace de escenografía para algo que no es del todo una performance ni es teatro. Tampoco se trata sólo de un sonido ni sólo de un texto sino que se trata más bien de un audiotexto: el material de que está hecho sobre todo consiste en la escucha de las lenguas que hablan el ruido y la oralidad.

Estábamos. Venía forma parte de Hacía un ruido, una zona de investigación que Fran y María desarrollan desde enero de 2014 en relación a las miradas y experiencias lingüísticas que pueden darse en cualquier ciudad, y que en concreto se dieron en esta ciudad. Esta investigación les ha llevado por Espacio Naranjo (Madrid), El Arsenal (Córdoba), Hangar (Barcelona), 16 Beaver (Nueva York) y el CA2M (Madrid), con formatos y experiencias que mutan en cada una de las etapas.